Lluvia en París III

Por la tarde me arreglé un poco más. Me maquillé y me vestí con unos leggings y una camiseta de tirantes negra. Me puse mis bambas Addidas blancas y rosas, cogí una sudadera rosa palo y salí a la calle a pasear. Había dejado de llover mientras comía y, aunque todavía estaba nublado, decidí dejar el paraguas en casa.

Sigue leyendo “Lluvia en París III”

Lluvia en París II

Viendo a tanta gente correr no puedo evitar fijarme en un chico que está quieto, que no se protege de la lluvia. Al contrario, parece ser que busca mojarse. ¿Por qué? Aunque sea verano hace viento, y con el agua hace incluso frío. La gente se ha puesto sudaderas o chaquetas finas, pero este chico sigue en manga corta, con los brazos abiertos y la mirada al cielo.

“Qué chico ta curioso”, me da por pensar. Estoy tan absorta mirando lo que está haciendo que cuando me doy cuenta ya he derramado más de la mitad de mi café con leche.

Sigue leyendo “Lluvia en París II”

Lluvia en París I

París ha amanecido con el cielo nublado cuando he salido a comprar el pan y las primeras gotas han empezado a caer cuando acababa de preparar el bocadillo del desayuno.

Sí, he vuelto a entrar en la cocina después de tanto tiempo. Sí, he sido capaz de usar el cuchillo solo para cortar el pan y no a mí misma, y sí, he sido capaz de comerme hasta el último bocado del bocadillo.

Mi madre se había ido al trabajo a las siete de la mañana así que no nos hemos visto. La verdad es que con el nuevo trabajo y el novio que ha encontrado, poco nos vemos últimamente.

Sigue leyendo “Lluvia en París I”

Baño de espuma II

Muy despacio, se fue levantando para coger el albornoz pero, cuando fue a poner un pie fuera de la bañera, al otro lado de la puerta se escucharon unos pies que frenaban de golpe. Ella se quedó de nuevo sin respiración, de pie y con gotas que caían dentro de la bañera haciendo un ruido que en ese momento le pareció tremendo.

Sigue leyendo “Baño de espuma II”