Silencio

Shh… Silencio. No digas nada. Cierra los ojos y disfruta.

Déjate mojar por las gotas de agua. Escucha cómo el árbol te protege de mojarte demasiado. Escucha cómo las hojas reciben las gotas con un sonoro ruido que se convierte en caramelo para tus oídos. Saca la mano y deja que se inunde del agua de la lluvia, deja que se enfríe por la sensación de humedad, por el sutil viento que se cuela entre tus dedos.

Sigue leyendo “Silencio”